“La Ranita Cru-Cru” (XI y final)

❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤

Dos lágrimas grandes y calientes volaron hacia el cuento que Carla tenía en su regazo. Ya se asomaban otras dos cuando, de pronto, algo las hizo detenerse asombradas…

-¡Poof!

Carla se quedó quieta y frotó su nariz un poquito roja…

Con cuidado, apartó el cuento mojado y miró alrededor… ¡Qué ruido más raro!

-¡Splash!

 Esta vez sonó como cuando ella se sacudía el agua del pelo en verano…

-¡Splash,  splash!

¡El ruido venía de debajo de la cama! Dio un pequeño saltito, se agachó, levantó un poquito la colcha y,…¡Allí estaba! Al principio sólo vió una lucecita brillante y titilante, un poco color de plata, un poco color de oro… Pero, de pronto, cuando sus ojos se acostumbraron, la reconoció…

-“”¡¡¡Cru-Cru!!! ¡¡¡Has vuelto!!! Pero ¿qué haces aquí? ¿Y por qué estás tan mojada??? ¿Y…?”

Sí… Era Cru-Cru, que la miraba desde el suelo oscuro, rodeada de un charquito de agua fría, temblándose en silencio… Ahora volvía a ser una ranita blandita y pequeñita, y se supone que las ranitas de peluche no pueden hablar!

-“¡Mamá, mamá…! ¡He encontrado a Cru-Cru! ¡Cru-Cru ha vuelto!”

María apareció en la habitación y rápidamente, como todas las mamás, hizo lo que tenía que hacer… Cogió a Cru-Cru, la envolvió en una toallita, la frotó un poquito, la acarició otro poquito…

-“¡Pobre Cru-Cru!”- dijo con voz suave mientras Carla miraba a su lado- “Está mojadita y fría… Y mira… Tiene una estrellita de oro y plata en la barriguita…¿Se la has dibujado tú?”

Carla negó moviendo lentamente su cabeza a derecha y a izquierda… Le parecía un poquito raro, pero ¡estaba tan feliz de tener a la ranita otra vez con ella!

-“¿Puedo cogerla ya?”

-“No, aún no… Vamos a hacer una cosa… Te metes a la cama otra vez… Yo te tapo bien… Y dejo a Cru Cru envuelta en la toallita aquí, en la mesilla, a tu lado, para que descanséis juntitas…Y el cuento lo dejamos aquí… Con cuidado, cariño, que está mojado y se puede romper… Te dejo la persiana levantada, para que te entre  un poquito de luz de las estrellas y no tengáis miedo…”

Y así dispuso todo en el lugar exacto, dio un besito tierno de buenas noches a Carla, arrascó con dulzura a  Cru-Cru, apagó la luz y cerró con cuidado la puerta.

Carla se volvió hacia la mesilla y miró con ojos brillantes a su amiguita. Suspiró…Un suspiro largo, profundo, feliz…

-“¡¡¡Estoy TAN TAN contenta de que hayas vuelto Cru-Cru!!! ¡¡¡Mi ranita verde y azul!!! “

¡Verde y azul! Cru-Cru, que estaba calentita y dichosa, de pronto dio un respingo. ¡Verde y azul! ¡¿Así que ya no era una ranita ArcoIris?!  Carla, con los ojos entrecerrado, suspiró otra vez…

-“ Te quiero mucho Cru-Cru, mucho… ¿Sabes? Tenía miedo de que no volvieras… Pensaba que te habías aburrido de mí … Como soy pequeña… Y a veces me enfado… Pero mamá me dijo que no… Que los amigos de verdad siempre están… Que lo que importa es el corazón… “

…Y se quedó dormida, con una sonrisa bailando en sus labios.

Cru-Cru, despacito, estiró una de sus patitas… Pues sí… Por delante y por detrás… Era verde y azul… Como antes… Como siempre… Entonces… Entonces…

En aquel momento, un rayo de chispas de luz flotó entre sus dedos, danzó y retozó,  e iluminó la última página del cuento…

… Allí estaba dibujada la Ladera Roja;  y el Pino Solitario, todo verde; y una nube blanca, esponjosa, de algodón, flotando sobre él… Y de ella salía un hermoso ArcoIris que cruzaba de parte a parte el cielo azul oscuro… Y a los pies del Pino había una Cueva… Y justo fuera estaban la mariquita Catalina, y el conejo violeta, y el petirrojo, y los jilgueros… Todos felices,  mirando al cielo… Bueno, Chiribita estaba quitándose con disimulo una lagrimita, y a su lado, negro y deslumbrante, Paco, el valiente Paco, con su sonrisa burlona y  sus ojos brillantes…

Cru-Cru sonrió… Sonrió, saludó a sus amigos, y notó cómo su cuerpo y su corazón se hacían  más grandes y ligeros al mismo tiempo…

Se estiró con gusto, miró a las estrellas que chispeaban tras los cristales, y de un salto se acurrucó junto a la cabecita tranquila de Carla.

¡Había descubierto el secreto de  la verdadera amistad…! ¡Su gran aventura no había hecho más que empezar!

FIN

🙂