Un Gran Momento…

El día de ayer fue uno de los más calurosos que recuerdo…Y uno de los que más tuvimos que andar, como suele ser natural!!!

A primera hora llevé a Sigh a la “pelu” por primera vez en su vida….Esperamos la visita de su abuelita y su tía de EEUU y queríamos que estuviera guapa, guapa!! Eran las 10:30 de la mañana y el termómetro de la farmacia ya marcaba casi 25º!!!

A las 13 horas la recogí…¡32º!

Tengo que aclarar que no tengo coche, así que este ir y venir de casa al veterinario y del veterinario a casa me supone 6 km…Por lo tanto, ya estamos hablando de 12 km!!!

Camino de casa nos sorprendió escuchar sirenas de policía . Varios coches pasaron a toda velocidad. Nuestro pueblo es muy pequeñito y tranquilo, y esto es la primera vez que sucede en todo el año que llevo viviendo aquí….Resultó que se había declarado un incendio, y que avanzaba a bastante velocidad hacia unas casas no muy lejanas…

Inmediatamente escuchamos el run rún de las aspas de un helicóptero…Era una de esas aeronaves que cargan agua …

Pronto aumentó el número de helicópteros hasta tres…Iban y venían, evidentemente hacia el río, rellenando los depósitos  y dejándolos vaciar sobre el fuego…

Sigh y yo , mientras, volvíamos a casa, bajo el Sol de justicia, mirando, mirando…Ora el humo, ora los helicópteros…”Una pena no tener conmigo la máquina!”, pensaba yo…”Porque a lo largo de todo el río, el lugar más accesible para repostar es una pequeña poza que está ¡justo detrás del veterinario!…Y me encantaría ver cómo lo hacen! ¡Pero con este calor….” Sigh me miraba, la lengua fuera, su cuerpo esponjoso bamboleante, deseando llegar a casa y beber un poquito de agua…

Llegamos al fin…Bebimos, nos miramos,…Y salimos a todo correr, con la cámara colgada del cuello….

Y cuando digo “a todo correr” quiero decir eso, exactamente…35º, ni una maldita sombra junto al río, y helicópteros arriba yendo y viniendo….”A este paso van a terminar antes de que llegue!”  Pensaba yo, para justo después retractarme avergonzada ….

Mas, efectivamente, eso fue lo que pasó (¡A Dios demos gracias!)…Para cuando llegué al lugar en cuestión, se estaba marchando el último de ellos…

Fue en ese momento cuando Sigh y yo fuimos plenamente conscientes del esfuerzo que habíamos realizado, y, tras unos momentos en los que cogimos algo de aliento, emprendimos el camino de regreso a casa…Parecíamos dos refugiadas…Nos arrastrábamos (otra vez sin ninguna sombra a la vista) por el camino lleno de tierra…Y con el río a la izquierda, pero sin ninguna bajada accesible…Sigh me miraba, los ojos claros por la luz cegadora del  Sol, la lengua colgando hasta el suelo… “Hay que ver lo que hace un perro por una!”, pensaba yo mirándola con una mezcla de admiración, ternura y lástima….”Si se lo llego a pedir a C. seguro que me hubiera dicho que no!” ( cosa que tal vez hubiera sido más inteligente, por otra parte…)

Por fin, ya cerca de casa, encontramos  unas piedras que bajaban justo a la orilla….Nos lanzamos “ happys, happys”…Yo no bebí, como Sigh, pero disfruté igualmente del contacto vital y fresco del agua…Y, lo que me encantó, fue la reacción de Sigh…Estaba bebiendo cuando se paró de pronto,  se metió un poco más adentro, me miró y, despacito, despacito, se fue dejando caer con una gran cara de satisfacción…..Y ahí se mantuvo, sin moverse apenas, justo disfrutando del momento….

Yo me reí, me mojé también, y le hice la foto, pensando en el dinero que habíamos perdido llevando a Sigh  a la pelu para que estuviera bella y esponjosa…

¡Un gran momento!

No Hay Que Pensar Demasiado….

Hoy hemos ido de paseo por los huertos…

Como en muchos otros pueblos, hay varias zonas que están divididas en pequeñas parcelas que salen a sorteo todos los años…Si te toca una, pagas una módica cantidad (35 €) y te tienes que hacer responsable de su mantenimiento y cuidado…

Estos días pasados los afortunados han estado limpiando las malas hierbas, desbrozando, roturando y sembrando…Algunos lo han hecho a mano, como en los viejos días, y otros han utilizado pequeños tractores…Forma parte del ciclo natural de la vida y, como tal, así es reconocido no sólo por los lugareños, que se juntan a charlar mientras miran a los familiares y amigos trabajar,  sino también por las cigüeñas del lugar, que permanecen impasibles mientras los tractores arañan la tierra..Saben  que se van a beneficiar de los pequeños gusanitos y restos que aparecerán tras el trabajo de las máquinas …

Hoy hemos visto a un hombre muy mayor llegando en bici . Ha bajado con dificultad, la ha aparcado en el ribazo, se ha adentrado en uno de los huertos con un par de bolsas, y se ha sentado en un viejo bidón…Estaba de espaldas a nosotras, sólo, con la espalda ligeramente encorvada, mirando al frente….Y yo me he preguntado…¿Qué estará pensando?

… Tal vez está observando satisfecho que ya ha terminado de plantar las lechuguitas y las cebolletas… Tal vez ha descubierto que los pájaros han estado picoteando la zona de las semillas, y piensa que tiene que coger un viejo DVD de su nieto…, aunque podría arreglarse con una botella de plástico de coca cola y colocarla encima de un palo en mitad del huerto….

…Tal vez simplemente ha dejado su mente vagar y saltar de un tema a otro, de un amor a otro, de un hijo a unos nietos, de unos amigos ausentes a otros todavía presentes…..

…Tal vez no se trata de nada de eso, y está simplemente mirando la tierra, mirando, mirando, hasta que los ojos se le sequen y tenga que parpadear , y entonces mirará el camino o el árbol de enfrente, y solo soy yo, que no tengo huerto ni estoy sentada absorta, la que ha pensado todo eso por él…

¿No os ha pasado eso muchas veces? ¿Qué pensáis que los demás están inmersos en sus cosas cuando la realidad es que no están pensando en nada?¿Qué os preocupáis por cosas que aún no han sucedido ni tienen por qué suceder?¿Que penáis por problemas que estáis seguros que padecen las personas a las que queréis sin ni siquiera saber a ciencia cierta si es verdad vuestra suposición o no? ¿Qué os enredáis en mil pensamientos circulares que os impiden avanzar y  disfrutar del momento?

Pensando (¡otra vez!) en ello he seguido andando y me he fijado en  Sigh, delante de mí. Ultimamente siempre vamos por el mismo camino, pero ella va, y viene, y olisquea por aquí, y por allá…“Oh! Mira, una hierba nueva…»Oh, pero qué tenemos aquí, otras hierbitas, y…¡vaya! ¿qué olor es éste que me llega desde la derecha?….Uhhmmmm, por aquí ha pasado un gatito, dónde estará ahora, a ver, vamos a dar vueltas, vueltas…No, se pierde el olor…¡Oh,,,pero mira,,,,el palito de ayer,,,mmmm, qué rico…!..”.Y coge el palito y sale más feliz que una perdiz, saltando como un caballito, y mirando cada poco hacia atrás, para asegurarse de que su ama no se ha perdido por los recovecos de su mundo imaginario…¡Y todos los días igual! ¡Como si fuera la primera vez!Ella saborea el camino, lo vive plenamente, lo disfruta…Y, a su manera, intenta que yo la siga, y comparta su felicidad por las hierbitas, por los palitos, por los gatitos, por ese tren que se oye a lo lejos….¡Y a fe mía que lo consigue!…Y sólo es un animal, un ser vivo que según dicen no tiene alma,…

….Y yo me pregunto: con toda nuestra alma, nuestro raciocinio, nuestra inteligencia….¿Cuántas veces hemos sido capaz de disfrutar tan sólo del camino? ¿Y cuántas veces nos hemos molestado en mirar hacia atrás para ver si nuestro compañero seguía nuestra senda?¿Cuántas veces nos hemos parado, le hemos esperado y le hemos ofrecido nuestra mano…? Porque nosotros, además, tenemos manos…Manos, corazón y voluntad…Para poder disfrutar con lo que, en cada momento, nos ofrece la vida que, sea mucho o poco, lo es todo para nosotros en ese momento!!!!

Dedicado a Mª Jesús